23 jun. 2016

Blanquito

Este libro lo descubrimos de casualidad, en una librería que tenía una oferta en cuentos infantiles, y nada más abrirlo y ver las ilustraciones me enamoré de él. Fue un flechazo y por eso quiero que este sea el primer libro del blog.

Para mi las ilustraciones son casi más importantes que la historia en sí, hace que me entre por los ojos el cuento, me atrapa la estética, el color, el lenguaje gráfico...
Este cuento es precioso, sus ilustraciones son de Paz Rodero y tienen un estilo impresionista que recuerda al Van Gogh del Cielo Estrellado y los Girasoles. Un paseo por paisajes de diferentes colores donde las pinceladas tiñen a Blanquito, con un precioso texto poético de José Morán, donde además de aprender los colores, se enseña que la diversidad es algo positivo.
Al Ranín le encanta este cuento de la colección del Librosaurio, y aunque dice que es para niños de 3 a 6 años, antes de cumplir los dos ya lo leíamos con ella y prestaba mucha atención. Es un libro con poco texto y las ilustraciones son a doble página, por lo que es fácil de leer a niños pequeños.

Espero que os guste

Blanquito-Jose-Moran-Paz-Rodero-Librosaurio

21 jun. 2016

Libros infantiles

Hoy quiero abrir un nuevo apartado en el blog destinado a libros infantiles y a la lectura.
Los libros no pueden faltar en la vida de los niños (ni de los adultos); ya desde bebés es muy positivo que tengan contacto con los mismos, que los vean, toquen, chupen, muerdan, y muchas veces alguno lo romperán, pero forma parte de la familiarización con la lectura, y el primer paso para que aprendan a amarlos.
Obviamente a cada edad, un libro adecuado para la misma, aunque sin ser talibanes; si mi hija muestra interés por ver un libro de adultos se lo enseño con cuidado, porque nunca sabes lo que les puede llamar la atención. 

http://www.erikschepers.com/
Perfecto rincón de lectura
 
Empezamos con libros de vivos colores de tela, con texturas, sonidos, luces, todo lo que pueda estimular los sentidos del bébé. Estos cuentos son lavables afortunadamente, porque acaban con más babas que un caracol. 

Después, poco a poco, van apareciendo los libros de cartón con páginas muy gruesas y rígidas, para que no las puedan doblar ni romper. Sigue habiendo juegos de texturas, formas especiales, algunos incluso introducen olores o mecanismos con sonidos. 

Posteriormente podremos ir introduciendo los libros con páginas de papel. Normalmente estos libros indican que son para niños a partir de 3 años, pero no pasa nada porque los conozcan antes (el lema es no cortar las alas a la curiosidad). Lo peor que puede ocurrir es que alguna página acabe con una "cicatriz", pero para eso tenemos la cinta adhesiva. 

Por supuesto, la lectura cuando son tan pequeños es guiada, los cuentos se comparten con los papás, los abuelos, los tíos,... Lo que les gusta a los niños es que les cuenten los cuentos mientras ellos observan las ilustraciones, y pueden preguntar o imitar sonidos o frases que nosotros vamos diciendo. 
El libro es importante, pero cómo se lee es fundamental. A los niños les gusta que entonemos y exageremos, que los teatralicemos, que pongamos voces raras, que cantemos, que vivamos la historia que leemos, que les preguntemos y contestemos a sus preguntas, para que ellos puedan sentirse dentro del cuento. Y les encanta la repetición, la rutina. Son capaces de pedirnos que les leamos el mismo cuento una vez tras otra, un día tras otro. Les gusta saber lo que va a pasar, adelantarse a la historia, la repetición hasta memorizar ellos el cuento y ser capaces de contárnoslo a nosotros pasando las páginas una tras otra imitándonos. De hecho, el cambiar de cuento es algo que intentamos los papás cuando tenemos oportunidad para preservar nuestra salud mental.

Imitarnos es otra de las cosas que más les gusta hacer a los niños. Y si nos ven leer, ellos solos se aproximarán a libros y revistas por curiosidad, y les sorprenderemos algún día en la misma postura que nos ponemos nosotros a leer, con un periódico o un libro, probablemente del revés, pasando páginas como si realmente lo estuviesen leyendo.

Los cuentos son además una actividad relajante fantástica para incluir en la rutina del sueño. Nos ayudan a que los niños bajen las revoluciones tras una tarde de juegos y actividad física. Mucho más recomendable que los dibujos animados, y en la que podemos disfrutar con nuestros hijos al 100%. 
Aunque a veces nos relajamos nosotros más que ellos,... En varias ocasiones me he quedado dormida leyéndole un cuento a mi hija, mientras ella me acariciaba y daba besitos... ¡Una delicia!
Y cuando vamos a un restaurante nunca olvidamos un par de cuentos para que se entretenga en la mesa tranquilamente. No aguanta todo el tiempo con los cuentos, por supuesto, pero un rato sí.

Hablaré de algunos libros que tenemos en casa y que al Ranín le encantan: algunos comprados y seleccionados concienzudamente tras investigar por internet y preguntar en librerías especializadas sobre los cuentos más recomendados, leídos, didácticos,... , otros en cambio los hemos descubierto por casualidad y le han encantado igualmente aunque no tuviesen tanto reconocimiento y trasfondo pedagógico por detrás...

Espero que os guste la selección de cuentos que iré incorporando y que me recomendéis alguno que a vosotros os haya encantado, o mejor dicho, a vuestr@ hij@... ;)